LA NATURALEZA EN MI CAMPO #183.

 

La cara del amor es un poema que deja sobre la cama el recuerdo florido de esos besos que flotan en el alma, y dejan las caricias marcadas sobre la piel de un globo que crece.

El mundo se mueve apenas segundos en aquel suspiro donde se mecen las flores de un encuentro eterno, ve corazón entre las mieles que brotan por las caricias sublimes, donde el pincel deja la acuarela pintada para recordar la historia escrita sobre las hojas de aquel verdor.

 

 

En el cruce de piel se deja ver la belleza de una danza que se muestra al mundo, ensenando como mantener el son del equilibrio, ese donde el mundo se viste de fiesta ante la alegría de aquel momento.

Esperen la siguiente sonrisa, para que miren de nuevo las corriente que hacen eterna la fiesta, con aquel nuevo beso que dejará ver en otros días el camino donde los besos crecen en capullos de sueños.

 

 

El corazón va sobre la mano cuando los besos son sinceros, pues se dan de frente al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *