LA NATURALEZA EN MI CAMPO #180.

 

Aunque sigo tus paso briosos por el estero verde, allá donde el viento lleva un canto sublime de besos, esos que dejas volar en la serenidad de tu estampa rucia, palmar de la sabana golillera que se alimenta de tu esencia.

Cristal eterno de los ojos donde bebe del vino fresco que solapa la carajita en sus brincos por la llanura, el loco va tras sus pasos, pues degusta un sorbo de ese tinto que embriaga su timidez, y lo deja ser libre entre las hadas de aquel lugar florido.

Caramelo que envuelto en guayabo va por las ramas del frondoso Tucutunemo las orillas le asoman ese parador donde ella deja ver sus lindos risos. Corre guarura que el viento lleva la canción de los besos que ya sabemos. Tucutunemo, de nuevo se ven correr tus aguas que llevan la vida adelante al galope de los sueños.

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #179.

Hola, amigos. Todos los que siguen el trabajo que presento, saben que me fascina destacar las pequeñas cosas de la naturaleza, esas que muchas veces las personas pasan desapercibidas y yo amo destacarles, pero ésta vez les muestro algo inmenso y muy viejo, se trata de un Jabillo, yo le calculo alrededor de unos 600 años de edad, pero podrían ser muchos más, es el mas ancho que he visto en mi vida (y miren que he caminado éstos valles) pero esa zona no la había recorrido y el domingo me toco ir con la familia de mi esposa a unos terrenos que les han dado para siembra. De regreso nos vinimos por un camino que acorta la distancia a la casa de ellos, y al pasar el río me puse a buscar algo para fotografiar y resulta que al caminar unos 50 metros por el río he mirado ea belleza de árbol, les cuento que mide unos 6 metros en su circunferencia, unos 45 metros de altura y tan solo su tallo debe medir unos 15 metros

 

 

 

Lo malo de andar acompañado es que siempre andan apurados y debí tomar las fotos de velocidad para alcanzar a los demás que ya me dejaban muy relegado y no logre hacer buenas fotos, otro día voy a ir a esa zona a hacer fotos con tiempo, me iré a eso de las 6 am como siempre y regreso en la tarde, para no andar con apuros.

 

 

Como pueden ver es hermoso y muy fresco por los grandes árboles de la zona, además esta el río tucutunemo que por esos lados aun corre, aunque poquito, pero el agua da su beneficio a la vida.

 

 

En la siguiente foto pueden dar un vistazo cuando uno ve desde el bosque la casona antigua del Ancón, una de las primeras construcciones en Villa de Cura, en época colonial, un ingenio y cuartel para la colonización en esa parte de la historia.

 

Apurando el paso y casi a carrera casi les alcanzo cuando tomamos la recta que da de la casona a la entrada por esa zona a los primeros barrios de Villa de Cura, una recta de unos 15 minutos a pie, luego de hacer unas 1 hora a pie desde el sitio donde estábamos. Fue hermoso el paseo y ademas nos divertimos un rato, me bañe en el río en un pozo grande que esta de camino, pero no hice fotos, sera para la próxima.

 

 

Ya todos iban a paso redoblados con muchas ganas de llegar a su casa, donde nos esperaba una sopa que hizo mi cuñada Evelin y su esposo Armando, quienes muy amablemente nos brindaron la comida y pasamos otro rato agradable, mientras terminábamos la sopa a leña. Lo malo era el cansancio porque en el terreno debimos jalar a machete un buen pedazo, hicimos una tarea de unas 4 horas y como he perdido la costumbre, estaba algo cansado, a eso se le suma que debí cargan a mi hija Karleinys Sofia (como siempre) ja, ja ,ja, pero para rematar jugamos una partida de sóftbol en el campo cercano a la casa de ellos. Como buen jugador con todo y el tiempo sin jugar debí lanzarme de cabezas a tomar un rodado entre tercera (que yo cubría) y el campo corto, de manera espectacular 8Aunque algo aparatosa porque estoy algo gordito) la detuve y lance a primera sacando el tercer aot, pero aun juego algo. Lo que completo un excelente domingo familiar y claro que por-supuesto ganamos el partido. Al siguiente día no me podía parar, pero bueno, gajes del oficio, ja ,ja ,ja.

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #178.

 

Marcando la campana en las horas de sueño donde los pétalos te besan con ese olor suave que corre entre las venas, pues una hoja coqueta se asoma a la ventana para mirar los novios dejar volar las palabras entre roces tiernos de ese florecer.

El movimiento que tu cuerpo regala es la danza de un teatro que se deja ver en la majestuosa rivera de manga largas que ronca anunciando la llegada de una crecida

Todos andan sumergidos en su son, sin querer cambiar la estructura de las bases que sostiene el marco donde muestran el rostro de su alma, es esa letra frondosa donde fluye un suspiro ¿Para qué cambiar y dejar pintada éste muro de lamentos? mejor volar entre las hojas con ese garabato blanco que tiene alas y nos lleva por un mundo donde las hadas nos dejan su mágico polvo pintado en el rosto.

Vuela paloma, que ha roto el nudo tus alas.

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #177.

 

Vas entre las ramas siempre queriendo ser ese mundo, el mismo que otro, pero hablando con tus ojos que caminan el campo para perderse en la espesura de los verdes y desde allí clavar los pensamientos.

Filoso es el paso entre aquel murmullo de ojos que buscan un bocado que calme sus ansias, pues montones miran desde otras ramas, en busca de un mal paso que los alimente. Un salto interrumpe la reunión, ya te haz cansado y quieres ir a otro capillo.

Mieles de romero aroman la briza, ella coquetea con tu rostro cuando lo acaricia en aquel remolino que deja hojas en cada ser que se cruza.

Aunque te vistes de verde, el garabato te pinta para que aparezcas en cada cuadro, el que se abre en la nube de la cajita de música que mese la cuna.

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #176.

 

En esa ronda donde se mira las caricias tiernas de esos amantes que saltan entre el tiempo, seguimos por el estero, los besos que van y vienen en un sublime gozo donde las alas parpadean en esa mirada de amor, allí se intercambian de corazón, para dejar volar una canción palpitante, pues los brotes florecen en el encuentro de ese instante donde el amor acaricia la vista.

Se detienen un momento sobre las sabanas verdes de su momentánea  alcoba, los suspiros se escuchan corren entre el viento, que pasa derecho para no interrumpir la danza de los cuerpos.

 

Mañana crecerá un capullo entre las manos de alguna panza, donde colgando aguardará para mostrar su belleza, esa que luego pueda seguir corriendo las mismas vueltas sobre la vida, y así pintar sonrisas sobre los rostros de otros ojos.

Se despiden aleteando sobre los sueños, van en busca de otro sitio que amparé su amor eterno sobre el cobijo de la soledad de su inmensa compañía, para a solas dejar florecer los besos.

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #175.

 

Las puntas de tu cabello rozan el infinito con esa caricia que lanza al viento, es un son que llama a comer en horas de la merienda, pues las horas en tu presencia se hacen momento mágico de gozo, para el joven pensamiento que se aferra a la belleza de aquel horizonte tierno que enternece la mirada, con tantas caricias.

Barquito de papel que andas en la corriente de la acera, en aquel aguacero que dejo correr ese río de risas donde navega el caminante mientras pasa por los verdes de tu rostro. Navega por la corriente de sueños de aquellos días de buenaventura, donde los sueños se juntaban a jugar baja las gotas de alegría, esas que enviaba el cielo, allí un baño de esperanza nos recorre, dejando sembrada la ilusión de un futuro galopante, de rosas y claveles, donde esa dulce morena amanezca radiando nuestro cuerpo con su pierna.

 

 

El gozo de una arepa maracucha ¡que divina arepa!

 

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #174

 

Habitas esa bocanada que nos alimenta cuando andamos los esteros de verdes, tu cuerpo salta de un cielo a otro, mientras dejas en tu paso caricias a tus amigas de siempre, esas que te llaman al bochinche que se prende cada mañana, sí son ese aliento que deja fluir un nuevo amanecer sobre la playa de cantos.

Bellos dibujos sobre la piel cuentan la historia de otros días, pues allí están marcados sobre la risa tierna que deja oír. Miren profundamente para que se abra la puerta a los caminos risueños.

Un puma salta entre los naragatos del monte, toma con su boca ese alimento que deja servido la niña y sus dibujos.

Corre, atrapa el viento de cara, entra a ese mar de energías que brinda abrir la puerta a ese estero.

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #173

 

En 10 segundos comienza la danza de espejos salerosos, esa que refleja la bocanada que suspira la rosa en aquel verdoso paraje, un son montuno que deja florecer el colirio sobre cada parpadeo, bailan a ese son ambos luceros cuando ven la escena brillar.

Nos destruyeron el juego Willi, los días están algo grises en los techos rojos de tu mastranto, pero aquí puedes comer del aire sublime de la nueva vida, esa donde los guayabos dejan alimento al alma y el pájaro come la belleza.

 

Periquito de la montaña saltas de rama en rama, coleccionando sonrisas de aquel estero de chiquillos que miran tus saltos de payaso alegre. Se respira en el viento la tierra mojada de un nuevo amanecer, llega risa, para colocarte en la colección pinturas que flotan en la nube.

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #172.

 

Tenia unos días sin poder hacer una fotografía, pues mi cámara ha fallado, dure 3 días tratando de revivirla he hice de todo: le metí el cable USB, puse a cargar la batería con un cargador universal, hasta que me cansé y deje la batería tirada. Hoy de nuevo la puse a cargar con su cargador original y se puso en verde y comenzó a cargar, lo que me dio una alegría tremenda, y al meterle la batería ha prendido. Espero que no vuelva a fallar, ya esta dando señales de que su tiempo útil esta pasando, ojalá que aguante un buen tiempo más, porque la verdad no estoy en condición de comprar otra, así sea usada, porque por aquí la venden en $, así que a rezar para que aguante mientras pasa ésto y pueda comprar otra, de verdad que se me salieron las lagrimas y ya estaba desesperado al ver que no tenía la cámara, sin ella la verdad no puedo hacer el trabajo que me gusta, dejar ver esas pequeñas cosas que hacen de la naturaleza lo más bello de éste mundo. Me gusta resaltar la belleza de la naturaleza y por ello siempre escribo en el reto de @loreennaa, que es justo para lo que me gusta hacer, espero poder seguir ofreciendo lo que tanto amo hacer y seguir resaltando esos seres que dan un toque especial a la vida, a los cuales se hace mucho más fácil resaltar al pintar con una cámara de éstas con las que puedan enfocar a la distancia justa que deje apreciar los detalles de sus cuerpos en armonía con el resto del mundo, ese que respira y nos ayuda a vivir, la naturaleza, lo más hermoso de ésta tierra.

Hace un rato salí a probar la cámara y logre pintar ésta bella niña ¿si les gusta?

 

 

LA NATURALEZA EN MI CAMPO #171.

 

En la tarde cuando el paso retrae los horizontes, la siesta llama a acariciar la hamaca con aquel cuerpo, ese que se dispone a soñar entre los hilos que mueve el mundo.

Un mocasín cubre el rostro pues aun se aferra a ese sueño donde él va de la mano del universo por las corrientes que viajan los cuatro puntos, van en un joropeo galopante de un potro brioso que corre los esteros.

Se escucha un grito que alienta a la cabalgadura a detenerse a ver los ojos de los naragatos que brindan espinas y eso incentiva al soñador que el sueño tiene pelones que no florecen y retoños que dejan su nombre recorrer otros días. Sí, unos pequeños que son el aliento que mantiene al sol en un horizonte cada mañana.